Superliga Femenina

Inicio

SFV: Temporada 2013-2014

miércoles, 30 de abril de 2014 0:00

Daniella Da Silva, personificación del éxito de Embalajes Blanco Tramek Murillo

El éxito que supuso para Embalajes Blanco Tramek Murillo la consecución del título de campeonas de liga en Superliga femenina se personaliza en la figura de Daniella Da Silva. La jugadora brasileña se convirtió en uno de los principales pilares sobre los que se construyó la hazaña histórica de las murillenses y escenifica el reconocimiento al trabajo y al esfuerzo de los últimos años del club de Murillo de Río Leza.

Cuando una emocionada Daniella Da Silva recibió el balón dorado que acredita como MVP de la final de la Superliga femenina, toda la escuadra riojana que se acababa de proclamar campeona de liga vibró de alegría por un reconocimiento que se hizo extensivo a toda la alineación murillense, pero que honraba a la jugadora bandera de la entidad. Las lágrimas de la opuesta brasileña representaban el júbilo de un club que acaba de alcanzar el cielo deportivo.

“Aunque sea un premio individual, yo lo dedico a cada una de mis compañeras, por el esfuerzo que hemos hecho todas para conseguir todo lo que hemos logrado en esa temporada”, afirmaba la atacante brasileña; “Somos un equipo y en un equipo ganan y pierden todas”, añade la jugadora de 1.81 de altura y 32 años, haciendo referencia a una de las claves en el camino riojano a la gloria, la condición de grupo y la consciencia colectiva que ha imbuido el técnico Carlos Carreño.

Daniella Da Silva se hizo acreedora del Molten dorado que atestigua el MVP de la final después de protagonizar una serie modélica, certificada en los 55 puntos, 7 bloqueos, 5 aces y 40% de efectividad ofensiva que consiguió en los tres partidos del playoff. Esta sensacional demostración en la eliminatoria final de liga no es más que la culminación de una brillante temporada, en la que la jugadora natural de Sao Paulo ha mostrado un nivel de rendimiento extraordinario. La brasileña concluye la campaña 2013-2014 como máxima anotadora del campeonato, con un total de 440 puntos, además de ser la tercera mejor atacante del torneo y mejor sacadora de la liga. Sus números durante toda la competición demuestran el gran juego de la capitana murillense a lo largo de toda la liga: 440 puntos, con una media de 14.7 tantos por partido, y un 42.3% de ataques excelentes, además de 54 aces (1.8 por partido), 43.7% de eficacia en recepción y 29 bloqueos. “Después de una temporada en la que hemos trabajado tanto, hemos sabido ser persistentes, hemos luchado en todo momento y este título de liga es un plus de los que no te esperas”, declara la jugadora.

La alegría de los éxitos

Daniella Da Silva cumple su cuarta temporada en Embalajes Blanco Tramek Murillo y su intensa vinculación con la entidad riojana la ha convertido en la jugadora bandera del club, tras haberse alzado como pieza vital en el camino murillense primero a Superliga y ahora hasta el título de campeonas de la SFV. La brasileña comenzó su carrera deportiva en el Esporte Clube Corinthians de su país. Posteriormente, militó en los clubes brasileños de BCN Osasco, Clube Atlético Paulistano y Esporte Clube Ipiranga. Tras un breve periplo por Argentina en la campaña 2000, en las filas de Club Atlético Vélez Sarsfield, la atacante regresó a su país para vestir las camisetas de Tiete Vóley Club y Macae Esportes, antes de viajar a Suiza para comparecer en el VBC Biel Bienne del país helvético.

En la temporada 2004-2005, Daniella Da Silva llega a España, incorporada al ya desaparecido Acesol Voley. Tras una campaña en el club asturiano, recaló en el RGC Covadonga, club en el que militó en Superliga 2 durante dos cursos. En la campaña 2007-2008 regresó a la SFV en las filas de Voleibol Bargas Toledo y posteriormente vistió la camiseta de Haro Rioja Voley. Tras un breve periplo en Cala de Finestrat, se unió a la disciplina del club de Murillo, en el que ha conseguido sus mayores éxitos, especialmente en la temporada que acaba de concluir, certificada con un histórico triplete.

“Me he sentido muy feliz”, declara Da Silva, en una nube. “Me he emocionado y he sentido que todo ha merecido la pena”, comenta la brasileña, que saborea en estos días el dulce sabor de la gloria. “Son momento únicos en la vida de un deportista, que jamás se olvidan. Agradezco a Dios por todo lo que hemos conseguido y sólo tengo palabras de agradecimiento a cada una de mis compañeras”, afirma Da Silva, que ha inscrito ya su nombre en la historia del voley español.